Página Inicial CNEA Laboratorio TANDAR Página Inicial TANDAR Historia del acelerador TANDAR Web interno Web mail
Inicio » Historia > Acelerador TANDAR > Antecedentes

Historia del Acelerador TANDAR

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Ya en el año 1951, trabajaban en la CNEA más de cincuenta científicos investigando activamente en el campo de las ciencias nucleares.

Durante 1953 y 1954, comienzan a funcionar, en la Sede Central, un acelerador lineal tipo Cockroft-Walton de 1,2 MV y un Sincrociclotrón de 180 cm, que permitía acelerar deuterones y partículas alfa hasta energías de 28 MeV y 56 MeV respectivamente. Estas máquinas, con mejoras y desarrollos posteriores, continuaron en operación hasta fines de los 70, y permitieron un notable desarrollo en los grupos científicos vinculados a la física experimental.

Precisamente, la creciente demanda de esta comunidad científica, es la que impulsa la idea de una actualización del equipamiento existente, a medida que las máquinas disponibles entran en un período de obsolescencia que termina imponiendo fuertes limitaciones a los planes de investigación.

Es así como ya en el año 1969, se realizan estudios de factibilidad tendientes a la adquisición de máquinas más modernas, que por distintos motivos no llegan a materializarse. [Foto 10] Sin embargo los proyectos se sucedieron, hasta que finalmente en 1976, el entonces Departamento de Física propuso la compra e instalación de un acelerador electrostático de 20 MV, como conclusión de un estudio que lo revela como el más conveniente para la investigación experimental en física nuclear de bajas energías. Este estudio recomienda también "...encarar la instalación de la máquina con criterios que amplíen al máximo su posible impacto en la comunidad científica argentina. Para ello, su ubicación debe contribuir a facilitar su uso por estudiantes graduados y personal de las universidades y de otros organismos de investigación y desarrollo."

Este proyecto, finalmente aprobado por las autoridades de CNEA en el curso de ese año, se materializó a fines de 1977, con la firma del contrato de construcción del acelerador suscripto con la firma Electrostatics International Inc., de EE.UU.

Asimismo, en una segunda fase, se adjudicó en el país el desarrollo de la ingeniería conceptual para las obras locales, como ser edificios, (de los cuales se destaca la torre de hormigón de 73 mts de altura), tanque de presión, sistema de trasvasamiento y almacenamiento de hexafluoruro de azufre, etc.

Dichas obras comenzaron de hecho a fines de 1979, con un cronograma compatible con la construcción, montaje, pruebas y puesta en marcha del acelerador. Finalmente, en Septiembre de 1985, se utilizó el primer haz de iones para experimentos, procediéndose a la inauguración oficial un año después, luego de la publicación del primer trabajo de investigación.

Contacto
Av. Gral Paz y Constituyentes, San Martín, Pcia. de Buenos Aires, Argentina
Tel: (54-11) 6772-7007 - Fax: (54-11) 6772-7121